viernes, 1 de febrero de 2013

Know Your Enemy: Capítulo 6 (1ra Parte)


Capítulo 6 (1ra Parte): Let yourself go.
Después de lo del concierto, todo volvió a la normalidad, y es lo que trato hacer siempre; mi vida puede estar patas para arriba, pero siempre trato de aterrizarla.
- Ya vamos pensadora. - Dijo Belén.
- ¿A dónde?
- A una fiesta, ya basta de estar ahí sentada frente al computador llorando por la miseria de vida que has tenido los últimos días, no quiero gente deprimente acá, ¿oíste? así que te arreglas, te pones bien bonita, y me acompañas a una fiesta, ¿okay?
- Okay.
No me quedaba más que decir, no tenía excusa para no ir, y ella tenía razón. No me iba a pasar toda la vida lamentándome por lo mierdosa que ha sido. Tengo que seguir adelante y que nada me vuelva a perturbar más.
Al llegar al lugar nos dejaron entrar al tiro y recibimos piropos del portero. Yo pensé que estaba hecha mierda y alguien me encuentra bonita, el mundo está loco.
Cuando entramos nos dirigimos directo al bar, a tomar unos tragos mientras sonaba música prendida, que yo no suelo escuchar, pero realmente te subía el ánimo, después de dos martinis nos fuimos a bailar. Sin darnos cuenta cada una tenía su pareja de baile, y después de unos minutos, de algo más de baile. Era un completo desconocido, no sé si se llamaba Víctor, o William, eso es lo de menos, los besos entre los pasos de bailes, se daban naturalmente. Más tarde en un lento tomó mis manos entrelazando los dedos, me miró a los ojos y me dedicó cada palabra de la canción que sonaba, la cual era muy romántica, después de eso, me entregué a la vida, y también a él, sentí libertad, y muchas cosas más que no sentía en mucho tiempo.
Al fin me sentía como la Tania independiente que quería irse de su casa y emprender sola su camino sin que nadie la molestara. Pasamos la noche en un motel, y después del acto, nos quedamos profundamente dormidos. En la mañana, me despierto sin nadie al lado, y me levanto para ya irme a casa. Al llegar ahí Belén me esperaba en el comedor con un desayuno.
- Hola, ¿cómo estás cochinona? -Decía entre risas- ¿cómo lo pasaste anoche? -Seguía riendo.
- ¿Cochina yo?, ¿Y qué puedes decir en tu defensa, ah?
- No, no me arruines la conversación, yo pregunté primero.
- Lo pasé bien. Era bueno. -Dije con una sonrisa de oreja a oreja- Ya ahora tú cuenta.
- Es-pec-ta-cu-lar amiga. Por decir lo menos. Estoy feliz, pero más por tí. Al fin te veo radiante, te hacía falta. -Decía otra vez riendo entre dientes- Te tengo una oferta.
- Dime.
- ¿Qué te parecería ir a citas a ciegas?
- Nada mal.
- Ya porque un amigo del trabajo dice que conoció a alguien importante la semana pasada que está interesado también en tener una cita a ciegas, pero no sé quién es, así que estoy  entusiasmada, ¿lo estás también?
- ¡Por supuesto!
- ¡Así se habla!
:::::::::::::::::::::::::::::::::::
[Una semana antes]
- Ya, di que sí.
- ¿Yo, en una cita a ciegas? -Dije con extrañeza- No tengo 20 años, Mike.
- Pero estás soltero, ¿qué tiene de malo?
- Mira, deberíamos preocuparnos más de ensayar para los conciertos que de preocuparnos por esas tonteras.
- Billie, por favor, en una semana será la cita. No te preocupes de eso ahora y sólo espera que llegue la fecha. Una colega de un amigo también está consiguiendo a alguien, ¿te parece?
- Okay, pero enfoquémonos en ensayar ahora, ¿ya?
- Bueno, llamaré a mi amigo para confirmarle.
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
Ya había llegado el día de la gran cita y Belén se ofreció a arreglarme y ponerme decente para el misterioso chico.
-          Esto es una verdadera locura. – Le decía yo a Belén mientras me arreglaba.
-          No es una locura, es una experiencia. En realidad es una “cita a ciegas” ustedes no se van a ver hasta que entren y se sienten en frente, ahí recién se prenderán las luces y empezarán a conocerse y blablá.
-          Suena ridículo el sólo pensarlo, ¿Esto lo organizaste tú, para mí?
-          Por supuesto, siempre me preocupo por ti, además siempre has tenidos historias interesantes en el amor, y quiero escuchar lo que viene.
-          Tú, pareces una controladora.
-          Productora de citas, sí, controladora nunca, ya vamos que se nos hace tarde.
A pesar de ir en camino a ella, todavía pensaba que esta cita era algo estúpido. Pero qué más da, ya estoy aquí. Pasaron 15 minutos de caminata antes de llegar. Belén me llevó a ese cuarto oscuro, apenas me senté apoye mis brazos en la mesa y esperé, no podía hablar y mi “cita” se suponía que tampoco. 5 minutos después sentí un ruido y supuse que era el tipo. Luego entra Belén y me dice que en un minuto más iba a prender las luces. Yo traté de no reírme porque le ponía mucho suspenso.
Y el suspenso se acababa, vi al tipo y era imposible no saber quién era, ya que a los 5 segundos quería levantarme e irme.
-          Ah, no. Yo me voy, ¡Buena tu broma, Belu! –Decía yo sin disimulo.
-          Oops…. Sorry no sabía, pero igual, el mínimo de estas citas es de 15 minutos, así que nada de irse.
Belén quería que aún me quedara después de ver al Señor Billie Joe frente a mí.
-          Bueno tendremos que tener esta cita no más. –Decía yo media desanimada.
-          Sí, pero no entiendo porque estás tan enojada. –Decía ingenuo.
-          Y yo no entiendo dos cosas; una, por qué Billie Joe Armstrong vendría a una cita a ciegas, y dos, por qué no te acuerdas de lo que me hiciste en el concierto.
-          Está bien, primero, Mike me convenció, creía que sería un buen cambio de aire y algo para contar en el próximo ensayo y segundo, si me acuerdo lo del concierto, y que no pensé que habías terminado tan enojada; pensé que ya no te importaría, ya que claramente te has olvidado de mí y ya no me quieres y andas como si nada yendo a mis conciertos.
-          ¿De adonde sacaste todo eso? –Dije media enojada. – ¿Acaso que te crees que me conoces como la palma de tu mano?
-          De hecho, sí.
-          Bueno de todo eso que dijiste la mayoría es verdad… excepto por una cosa. –En esa centésima de segundo decidí decirle que mis sentimientos por él no han cambiado. –Yo te sigo queriendo y que hayas pensado que ya no te quería, después de haber escuchado esa horrible canción, me parece muy feo.
-          ¿Todavía me quieres?
-          Si, de hecho, yo siempre te he amado, y siempre he pensado que tú desconfías de mí, pero en mi mente siempre te he sido fiel, esté con quien esté, siempre pienso en ti.
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
     Sorry otra vez por la (increíble) demora, este cap está en el foro igual así que eso, sólo tenía que tener este blog al día, y ya pondré al día el otro donde estoy traspasando todo. 
   Link: http://carla-writes.tumblr.com/basketcase y http://carla-writes.tumblr.com/knowyourenemy
:

No hay comentarios:

Publicar un comentario