domingo, 27 de noviembre de 2011

Know Your Enemy: Capítulo 5

Capítulo 5: “Tonight, hearts collide”.

Ya ha pasado una semana desde que volví, y aún no puedo conseguir trabajo, Belén entiende y no le molesta, de verdad amigas así, difícil de conseguir en estos días.

No me he atrevido a salir de la casa, y lo único que he hecho es escribir lo que ha sido esta casi desagradable aventura a la que llaman “vida”. Nunca pensé que en algún punto me iba a encontrar aquí, dependiendo de una amiga, con 2 hijas, una con el amor de mi vida, y otra con un imbécil quizás donde; en el primer caso me refiero a Billie Joe, él seguirá siendo el amor de mi vida por siempre, aunque sepa que me odia como a nadie, el otro ya está claro Diego, el eterno imbécil que es un manipulador de mierda.

Cuando estaba recordando toda la porquería de vida que he llevado, Belén viene con dos papeles pequeños en la mano y casi corriendo/saltando hacía a mí.

-      Adivina qué tengo aquí. – Dice entusiasmada y escondiendo los papeles que ya había visto.
-      ¿Unos papeles pequeños? – Contesté yo, por decir algo.
-      Cerca… ¡Entradas para un concierto!
-      ¡Genial! – Respondí entusiasmada, ya necesitaba algo así.
-      Pero, hay una cosa… - Dijo bajando el entusiasmo.
-      No me digas que son para…
-      …Green Day, si. – Me dijo respondiendo lo obvio.
-      Bueno, qué más da… - Dije yo no dando bola. – Lo que importa es la música, ¿no?
-      Si, es mañana, ¡así que preparemos las cosas que hoy mismo en la noche nos vamos a hacer la fila!
-      Bueno.

Y de ahí de nuevo me puse a recordar como tonta, mi primer concierto de Green Day. Era una noche fría, tenía tan solo 8 años, mi padrastro y mi mamá se ofrecieron a llevarme ya que sabían que amaba mucho a la banda y sobre todo Billie Joe. Mi hermana se tuvo que quedar con mi tía, envidiándome. Nos quedamos a dormir ahí durante toda la noche, éramos los segundos o terceros en la fila, teníamos primera fila asegurada, no nos íbamos a mover de ahí. Con ayuda de familiares y amigos, comimos, y aguantamos el calor de buena manera. 6 de la tarde más o menos abren las puertas, mi padrastro me sienta en sus hombros (bastante corpulento era para decir lo menos) y toma la mano de mi mamá y salen corriendo los dos después de haber mostrado y que les hayan cortado las entradas, quedamos al medio en primera fila, donde estaría Billie Joe, no podía estar más emocionada. Pasó el recital, fue increíble. Luego fuimos al hotel donde estaban y al pedirle un autógrafo, Billie simplemente me ignoró.

Me da risa todo ahora por todo lo que he pasado con él, no sé porque siempre tengo que toparme con él en algún sentido, vine a escaparme de mi pasado y volví al otro pasado que no me gusta, bueno será.
-      Ya que tanto andas pensando niña, despreocúpate y ordena las cosas. – Dijo Belén interrumpiendo mi reflexión, bien hecho.

Parecía que íbamos a ir a un campamento, llevábamos muchas cosas, y después de unas 3 horas ordenando todos, partimos al lugar. No pasó mucho en la espera, era algo parecido a lo que recordaba de mi primer concierto. Lo interesante pasaba adentro. En el show mismo.

Quedamos con Belén en primera fila para el lado de Mike. Di gracias al cielo por eso. Pasadas las 9 de la noche empieza el recital, habían muchas canciones nuevas desde que me fui, y prácticamente las canciones de Dookie e Insomniac habían quedado en el olvido, lástima. Seguían algunos rituales habituales, como el de “East Jesus Nowhere”, donde pasó algo muy particular y extraño.

-      Necesito, un niño o niña que venga al escenario en este momento. – Decía Billie con el entusiasmo normal.
De repente, Billie señala a alguien, así casi sin mirar y le dice a los guardias que la suban, era una niña de casi unos 10 años, con una cara muy conocida, todavía no salía en la pantalla así que no podía ver bien, y de lo poco que veía notaba algo raro. Billie fue a tomar un poco de agua y al voltear para ver a la chica, se queda paralizado por algunos segundos. Luego aparece la chica en la pantalla gigante. Era Perla, mi niña. Me quedé helada, más tiempo que Billie Joe. No podía ser tanta la coincidencia. Después del shock, Billie sigue con el espectáculo, obviando que a su lado estaba una chica que fue por algún tiempo casi como su hija. A la que despertó en las mañanas, a la que le cantó por las tardes, y la que arropaba por las noches. Pero el momento raro pasó después.

-      Aplausos para… - Billie mira los ojos de Perla. Le pone el micrófono para que diga su nombre.
-      ¿Cómo no te acuerdas de mi pa… digo Billie? – Poco más Perla lo echa al agua, poco más que se le sale, eso que hasta ella sabía que no tenía que decir.
-      No puedo acordarme de todas las fans, son tantas, ¿Dime cuál es tu nombre preciosa? – Dijo Billie continuando el show.
-      Perla.
-      Claro que sí… - Susurró Billie pero se escuchó igual. – ¡Aplausos para Perla!


Fue algo realmente incómodo, todos se dieron cuenta que pasaba algo raro, que la química natural de Billie con la “niña”, no era algo normal. Pero como dice Queen, “el show debe continuar”, y siguió con muchos temas que no conocía y alguno vagamente del Nimrod.
Pero las sorpresas seguían, llega el momento en que Billie se pone a contar una historia y a pasarse por todo el escrenario, qué historia creen que estaba contando, si adivinaron, nuestra relación.

-      Hace algún tiempo conocí, a una chica que dejó mi mundo patas para arriba, le había dado todo de mí, la amaba mucho… - Ni se imaginan los gritos en ese momento del público. –…pero en un momento en que lo nuestro iba de lo más bien, me dejó, por alguien que creo yo no valía la pena… - “Maldito, qué razón tiene”, decía yo por dentro. Belén me miraba porque comprendió todo. - …y eso me rompió el corazón en mil pedazos… - Al decir eso pasaba por el lado de Mike, me ve, y continúa hablando con su mirada fija en mi. -…así que donde quiera que estés, está canción va dedicada a ti.

Era una canción horrible, me hacía sentir como la zorra más grande del mundo, “Ha ha you’re dead” o “Platypus” se quedaban chicas al lado de esa canción, todo el mundo cantándola y yo sintiéndome como la mierda, en varias ocasiones Billie me localizaba con la mirada y me dedicaba una línea que me dejaba peor. Nunca pensé que le había hecho tanto daño. Quiero volver con él, de verdad nunca lo dejé de amar, pero él parece que dolido y todo, me ha dejado de amar.

Después de un par de canciones más terminaba el recital, y con el corazón dolido vuelvo a casa, me recuesto en mi cama y comienzo a llorar como el día en que dejé a Billie para irme con Martín. Belén trataba de consolar lo inconsolable. Me sentía como la mierda, y así me iba a quedar un par de días.

^^^^^^^^^^^^^^^^^

-      Qué concierto de mierda fue este. – Decía a Mike y a Tré después de salir de escena.
-      ¿Por qué dices eso? Si te encontraste con tu hija, deberías estar feliz. – Decía Mike tratando de calmarme.
-      Bueno no es mi hija, pero lo fue, lo que no se dieron cuenta ustedes fue de lo otro.
-      ¿Otra cosa? ¿Pasó algo más? – Preguntaba Tré curioso.
-      Me encontré con Tania en el público, le dedique la canción, cara a cara, siempre fui cobarde y se la dediqué a sus espaldas, pero hoy me sentí pésimo y una mierda de persona dedicándosela frente a todo el mundo.
-      ¿Dónde estaba? – Preguntó Mike.
-      Para dónde estabas tú. – Respondí. – Quizás no te diste cuenta porque no la llegaste a conocer muy bien y porque está un poco cambiada de aspecto, pero sigue igual de hermosa.
-      Todavía la quieres, ¿cierto? – Agregaba Tré.
-      Ella de seguro ya no me ama, pero Tré, yo todavía la amo.

_______________

Primero que nada, sorry por la tardaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaanza de este cap, sé que me demoré mucho pero de verdad estoy en planes de escribir todos los días un poquito e ir subiendo más seguido, el cap está ahí no más bueno el final se acerca.... :P eso y gracias por la paciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario